Cuando cambiar los discos de freno

Aunque los sistemas de discos de freno necesitan muy poco mantenimiento, no hay que descuidar una revisión a tiempo para evitar problemas de seguridad.

Redacción MundoGravel

Cuando cambiar los discos de freno
Cuando cambiar los discos de freno

Algo bastante habitual en nuestras bicicletas de gravel es cambiar las pastillas de freno cada 3 o 4.000 kilómetros (dependiendo del uso que le demos), pero no está de más que, cada vez que las reemplacemos, echemos un ojo al espesor del disco de freno para comprobar cuánta vida le queda.

Los números no fallan

Todos los fabricantes de discos de freno consignan el espesor mínimo con el que sus discos deben utilizarse, que se encuentra entre los 1,55 milímetros y los 1,45, dependiendo de la marca que utilicemos.

No existe un patrón fijo para calcular los kilómetros que nos van a durar, porque ello dependerá de nuestra conducción, el tipo de terreno por el que circulemos y de las pastillas de freno que empleemos. Por lo que la mejor solución es medirlos para averiguar su estado.

Espesor mínimo
Espesor mínimo 1,5 mm

¿Y si no los cambio a tiempo?

Es posible que te encuentres realizando una gran travesía de bikepacking y no te haya dado tiempo a medir el espesor de tus discos, pero hay algunos signos que delatan su desgaste, a los que debemos estar atentos.

Cuando un disco está alcanzando el espesor mínimo, incluso un poco antes, tras una bajada intensa, en la que tengamos que utilizar los frenos para decelerar la bicicleta con energía, cuando dejemos de frenar percibiremos un rítmico roce irregular de las pastillas que, curiosamente, desaparece a medida que el disco se enfría. No es magia: sencillamente el disco es tan fino que el calor producido por la frenada lo ha deformado (alabeado) y hasta que no pierde la temperatura no recupera su estado original.

IMG 20210707 203724
Color tornasolado del metal

Consecuencias de diferente gravedad

Si nos pasamos de las cotas mínimas de desgaste, el primer síntoma que mostrarán los discos es el cambio de color: se oscurece la pista de frenado y, cuando ya están al límite, aparecen tonos tornasolados (rojizos) que delatan su evidente deterioro. Si no los cambiamos el siguiente paso es la rotura del disco, con unas consecuencias que preferimos no desarrollar.

IMG 20210707 203654
Desgaste por debajo de las recomendaciones del fabricante

Mejor la prudencia

En las imágenes que os mostramos de unos discos SLX de Shimano, cuya cota mínima no debería ser de menos de 1,5 mm, al momento de cambiarlos tenían 1,38 mm, daban signos muy claros de deterioro con deformaciones a la mínima exigencia y, a la vista está, el color de la pista de frenado ya presentaba color tornasolado.

El grosor del disco original está en torno a los 1,8 mm de espesor, por lo que disponemos de 0,3 milímetros para apurar su vida útil.

IMG 20210707 204100
Disco en buen estado de utilización

 

Archivado en:

Preguntas y respuestas sobre los frenos de disco

Relacionado

Preguntas y respuestas sobre los frenos de disco

Relacionado

Cómo realizar correctamente el mantenimiento de unos frenos de disco

Los mejores vídeos

Lo más leído

Lo más leído